8/9/08

La controversia sobre la financiación


Dice Alfonso Guerra que o se es socialista o no se es. Cierto. Que qué hay detrás del supuesto contubernio derecha/izquierda que va en contra del gobierno socialista. Y todo eso lo dice, eso sí, sin pronunciar ningún nombre, aunque ya se sabe, a buen entendedor pocas palabras bastan.

Mire Sr. Guerra, me cayó usted siempre bien y siempre le defendí cuando empezaron a crecerle los enanos de la familia, porque a pesar de sus folclóricas actuaciones de los discursos encendidos a los "descamisados" y sus ácidas declaraciones de que quien se mueva no sale en la foto, creo que es usted un hombre culto, o así me lo ha parecido cuando le he oído hablar con más calma sobre esto y lo otro. Recuerdo muy especialmente una entrevista en la que me emocionó cuando le preguntaron si quería demasiado a sus hijos y usted contestó "a un hijo no se le quiere nunca demasiado". Por esa razón, porque me cae usted bien y eso está por encima de que compartamos siglas políticas, me sabe mal tener que decirle que no es usted justo.

No es usted justo por dos razones importantes: la primera porque, precisamente como socialista histórico que es usted, debería entender que cuando los políticos son votados por los ciudadanos para gobernar, tienen la obligación de defender los intereses de esos ciudadanos. Y poner esos intereses por encima de siglas y partidos sí que es ser socialista Sr. Guerra. Los ciudadanos cuando votan a un político no esperan de él que se mantenga puro y fiel a los estatutos de su partido político pase lo que pase, lo que esperan los ciudadanos de un político socialista es que defienda en todo momento el bienestar de la sociedad que conforman, el progreso, el empeño por que todos los habitantes de su país, tanto los de aquí como los que vienen de fuera, puedan llevar una vida digna, dispongan de un trabajo, puedan educar a sus hijos y darles una buena asistencia médica. Eso es lo que esperan los ciudadanos de sus políticos socialistas, justicia social para todos. Y eso, y usted lo sabe muy bien, no puede hacerse si no hay recursos. No pedimos nada, solo queremos que se nos de lo que nos corresponde. Y, Sr. Guerra, igual que cuando usted dijo que a un hijo no se le quiere nunca demasiado, cuando un político tiene la responsabilidad de gobernar, nunca es demasiado si lo que defiende son los justos derechos de sus ciudadanos.

La segunda razón es que acusa usted a diestro y siniestro y, al fin y al cabo, también sus acusaciones son una estrategia política para ganar votos en otras zonas de España en las que, y desgraciadamente aquí sí coincide usted con la derecha nacionalista española, se han forjado una idea muy equivocada de Catalunya gracias a la demagogia de muchos políticos que no han dudado en sacrificar a nuestro país por obtener más votos en esa otra España reacia a entender que la verdadera España debiera ser federalista, progresista, abierta y defensora de los derechos de TODOS sus habitantes, incluidos los catalanes.

31 comentarios:

Arriero dijo...

Julia, sigue siendo agradable leerte y poder contestarte, aunque los dos sabemos que coincidiremos en muy pocas ocasiones.

Alfonso Guerra está muy pasado de rosca. Se pasó su hora, nunca me pareció una persona muy inteligente aunque sí, un buen demagogo oportunista y a veces graciosillo Hablar de nuevo como lo hacía 30 años no deja de ser en muchos casos algo parecido a un insulto para los ciudadanos de hoy. Zapatero sabrá el porqué le llevó de telonero a su tierra. A lo mejor piensa que los leoneses están con el reloj parado.

Seguramente estés plenamente acertada en tu intuición y que su comentario vino a cuento de financiación de Cataluña y de la división que ha supuesto en el mundo socialista ese tema.

Hay unas palabras tuyas que me gustaría saber el sentido con que están escritas. Son las siguientes y que van dirigidas al sevillano aunque me confunde ese tratamiento de "usted" que le dedicas a continuación.

«No es usted justo por dos razones importantes: la primera porque, precisamente como socialista histórico que es usted, debería entender que cuando los políticos son votados por los ciudadanos para gobernar, tienen la obligación de defender los intereses de esos ciudadanos.»

Julia, mi pregunta: cuándo te refieres a “ los intereses de esos ciudadanos” ¿a quienes te refieres? ¿a todos los socialistas o solamente a los catalanes?

En mi decálogo respondón, como lo llamé ayer, también respondía a tu último comentario sobre Cataluña y la solidaridad catalana. Borré todo lo escrito como te comenté, pero más o menos venía a decir lo siguiente:

«En cuanto a la justeza y solidaridad de los catalanes, que yo no cuestiono, aunque sí me quedan muchas interrogantes en mi tintero, creo que es mejor que esas realidades solidarias las digan los demás. Yo creo que va siendo hora de que nos enteremos de una vez: los catalanes, andaluces o canarios tienen derecho a la misma educación o a la misma sanidad, a todo igual, no por ser catalanes, andaluces, canarios o extremeños, sino porque son españoles. Yo lo tengo muy claro, pero me da la sensación que algunos por pura conveniencia egoísta no lo quieren ver así. Nos guste (a mi nada) o no, la Constitución es la que hay y a quien no le agrade y pueda hacerlo, que la cambie»

Como siempre, expreso mi opinión.

Saludos a todos.

Un abrazo, Julia.

Julia dijo...

Por supuesto me refiero a todos los ciudadanos que viven en Catalunya. Porque un gobernante no está obligado a gobernar solo para los miembros de su partido, ni siquiera solo para los que le votaron, está obligado, creo yo, a gobernar para todos los ciudadanos de la sociedad que gobierne.

Por supuesto que todos los ciudadanos tienen derecho a una buena sanidad, una buena educación y en definitiva a una vida digna. Es más, no solo los ciudadanos de España, también los ciudadanos de todo el mundo. Pero a esa utopía de repartir justicia en todo el planeta no hemos llegado y no sé si llegaremos, aunque yo lo desee con todas mis fuerzas. Sin embargo, con quienes sí tiene el gobierno catalán un compromiso y una obligación es con todos los ciudadanos de Catalunya. Y, hoy por hoy, nos encontramos en una situación que no es justa en absoluto. Hay otras comunidades de España que pueden repartir libros gratuitos en las escuelas, dar cobertura odontológica a sus ciudadanos, disponer los estudiantes de multitud de ordenadores y equipamientos de todo tipo. Y yo me alegro de ello. Pero en Catalunya no podemos costearnos esos gastos porque la población ha crecido mucho en los últimos años y hay que ofrecer esos derechos a todos los ciudadanos, no solo a los autóctonos, por supuesto. Además, en sanidad tenemos muchísimo gasto porque vienen personas de otras partes de España para recibir tratamientos para enfermedades graves. Lo sé porque desgraciadamente he pasado por una quimioterapia y he podido conocer cómo funciona oncología por lo menos en el Hospital del Valle Hebrón. No nos molesta que vengan de fuera, todo lo contrario. Si les podemos ayudar me parece fantástico, pero a la hora de la financiación hay que tenerlo todo en cuenta, no solo buscar votos en la España anticatalana utilizándonos como cebo.

Ya nos gustaría poder cambiar la Constitución, ya. Pero no somos en absoluto violentos y creemos que tenemos que seguir perseverando en la negociación política. No soy independentista pero desde luego mi sentimiento español es distinto al tuyo. No creo en las madres patrias y estoy totalmente convencida de que España es un invento que se forjó y se impuso por la fuerza. No soy independentista porque creo en la buena relación entre los pueblos, pero tampoco me gustan los estados centralistas totalitarios, creo que una República Federal sería lo más cercano a lo que creo que sería lo mejor, no solo para los catalanes sino también para todos los pueblos de España. Y eso no es ser extremista. Existen muchos estados federales en el conocido como mundo civilizado y les funciona muy bien. Personalmente no tengo nada contra el rey, pero desde luego me parece que a estas alturas de la historia seguir siendo un estado centralista y con rey, pues qué quieres que te diga, muy moderno desde luego no lo es.

Por supuesto que expresas tu opinión y además me gusta que lo hagas. Para llevarnos bien no tenemos porqué pensar lo mismo. Coincidiremos en algunas cosas y en otras no. De todos modos te diré que para entender qué pasa en Catalunya, lo mejor es conocerla de cerca. Te voy a contar una anécdota. Donde trabajo hay un compañero que es de Madrid y tiene familia allí a la que va a visitar de vez en cuando. El lleva aquí más de veinte años y no habla ni una palabra de catalán porque dice que no se le dan bien los idiomas. Cuando empezó todo el lío que montó el PP con que si los castellanoparlantes estaban poco menos que perseguidos como los judíos en la Alemania nazi, este compañero fue a Madrid a visitar a sus familiares y aquellos empezaron a decirle que si esto y lo otro de los catalanes. El les dijo que todo eso que se explicaba por allí no era cierto, que él llevaba tanto tiempo aquí y nunca se había sentido perseguido, ni humillado ni nada por el estilo. Que muy al contrario, tenía muchos y muy buenos amigos que le respetaban tal como era. Y van sus familiares y le dicen que es que lo tenemos engañado, que le hemos comido el cerebro. Mi compañero se cabreó con su familia y le dijo, per ¿qué me estáis diciendo, que soy un idiota que no me doy cuenta de las cosas o qué? Ya ves, es la diferencia entre conocer o no conocer la realidad y la obcecación de quitarle la evidencia al otro por imponer tu razón.

Julia dijo...

Se me olvidó decirte anoche que trato de usted al Sr. Guerra porque cuando alguien habla con la mala baba que habló él el domingo, prefiero poner distancia.
Y se me olvidó, y eso es mucho más importante, decirte que un abrazo para ti también.

Arriero dijo...

En fin, Julia, entenderás que JAMÁS voy a estar con nadie en más desacuerdo como hoy lo estoy contigo. Lo siento, pero me parecen, cuando menos desafortunadas, muchas cosas que dices hoy.

Espero seas consciente, que si hoy opto por no seguir escribiendo, nunca será porque no tengo argumentos. Solamente una vez en mi vida me quedé en "blanco", sin saber qué responder. Te juro, que hoy no es ese día.

Está próximo el día de Cataluña. Pásalo bien.

Saludos a todos.

Julia, UN ABRAZO.

Julia dijo...

Hola Arriero

Pues a mí me gustaría saber en qué estás tan en desacuerdo y sobre todo qué cosas son esas tan desafortunadas. Puede que me hagas ver algo que ahora no veo y que pueda corregir mi punto de vista si no estoy en lo cierto.
De momento, aun sabiendo que soy un ser totalmente imperfecto, no soy capaz de ver esos errores tan garrafales de los que hablas. Quizás si me los detallas me harás un favor.

Ah, y una curiosidad, ¿qué quiere decir que está próximo el día de Catalunya, es una profecía?

Un abrazo

Arriero dijo...

Julia:

Por varios motivos he pasado varios 11 de Setiembre en Cataluña. ¿No es el día de la fiesta catalana? A esa fecha concreta me refería.

Julia, creo que tú y yo somos dos frontones de granito aunque al final acabamos como las olas rompiendo mansamente en la playa, pero... hablemos de poemas y poetas por favor.

Un abrazo.

Julia dijo...

Para Arriero...

LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO
Gabriel Celaya

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

Arriero dijo...

Julia, de este poema siempre me han impactado los dos versos finales que para mi son un magnífico resumen de lo que debe ser la vida de los políticos, de todos o si prefieres nos está diciendo el guipuzcoano cual debe ser el faro, la referencia a seguir.

Nos dice que de nada sirve ser unos utópicos o teóricos, que solo los actos, las acciones son lo importante, lo único válido. Nunca seremos juzgados por nuestras palabras ilusas, llenas de bondad o maldad, mientras miramos al cielo, lo seremos por nuestros actos en la tierra, en el día a día, en nuestra vida.

«...Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.»

Lo demás ”…qué dolor de papeles…”

Al menos, es lo que siento entre líneas cuando leo este poema.

Gracias, Julia, por habernos hecho este regalo de Gabriel Celaya.

Un abrazo.

P.D.: Me das oportunidad, Julia, con tu comentario, para lanzar un mensaje a quien quiera escucharme. Me encantaría poder hablar, cambiar impresiones sobre uno de los más grandes poemas escritos en lengua castellana (siempre según mi opinión) es “ADELFOS” de Manuel Machado. GRACIAS.

gsantamaria dijo...

Julia,

A mí me intriga esa apelación a la "justicia" con que se aderezan las reclamaciones de los gobernantes catalanes en torno a la financiación autonómica.

Te puedo decir, como observador independiente, que en todo este tiempo, únicamente UN político catalán, concretamente Celestino Corbacho, y desde su puesto ministerial, ha sido capaz de explicar sintéticamente las razones de tal reclamación.
Al resto, sólo les he oído balbucear, lloriquear y apelar al "derecho divino" de los catalanes y poco menos que su reino de Taifas particular.

El problema es que no se ha comunicado convenientemente que el problema de fondo es el aumento de población, que hace necesario revisar los criterios de financiación. Mensaje con el cual estoy en gran medida de acuerdo.
El problema es que la tradicional prepotencia de los políticos catalanes parece que les impida asumir que tienen un problema (aunque ni siquiera sea un problema endógeno), y prefieren hacer ver que el problema es de los demás, de los que "no hacen los deberes". Y eso, Julia, lo creas o no, crea RECHAZO.

Pero nada, Julia, ya se sabe que, para los políticos catalanes, la culpa siempre es de Madrit. Aunque el problema de fondo sea su incapacidad para expresar esa "justicia divina" en la que fundamentan sus (en ocasiones) legítimas reivindicaciones.

Un saludo.

gsantamaria dijo...

¡Ah! Y por supuesto, si en otras comunidades se reparten libros o hay cobertura odontológica, y en Cataluña no, es por las prioridades que establecen sus respectivos gobernantes. Y puede que la industria editorial tenga mucho que ver con esto, por cierto...

Pequeño ejemplo: el otro día, mismamente, se hablaba de 300.000 euros con los que la Generalitat iba a subvencionar "productes de la Terra" a través de un convenio con Caprabo/Eroski, de modo que se vendan con un 20% de descuento. Supongo que no hará falta que te diga que se está sufragando con fondos públicos la competencia desleal (porque esto es una inyección directa que aporta ventajas competitivas respecto al resto de productos; publicitarlos, como hacen otras CC.AA., hubiera sido perfectamente legítimo)...

Enrique V. dijo...

Julia es la primera vez que leo tu blog, olo que es lo mismo lo que escribes piensas y defiendes, y estoy de acuerdo contigo, coincidimos en que el Sr. Guerra nos atrajo hace un tiempo, su discurso directo era algo que no se estilaba pero a mi tambien con esta salida reconozco que ha ciado muchos enteros. Un saludo y espero poder seguir disfrutando de tu blog.

Assumpta dijo...

¡Madre del amor hermoso!

Julia, hay que ser valiente y tenaz para intentar explicar las cosas a aquellos que se niegan a oír...

Cuando tu hablas que que hay CC.AA. que pueden dar GRATIS libros en las escuelas, CC.AA. que tienen la odontología GRATIS, CC.AA. en definitiva que tienen una serie de servicios y beneficios que los catalanes no podemos disfrutar porque nos están ahogando con una financiación absolutamente injusta y te responden que no pueden estar de acuerdo yo alucino...

Das datos objetivos y te responden diciendo que los catalanes apelamos a no sé que extraños derechos "divinos".

En fin... ánimo y paciencia!! :-)))

BONA DIADA NACIONAL DE CATALUNYA!!!

Julia dijo...

Hola GSantamaria, puede que tengas algo de razón. De hecho la realidad en sí es ambigua,luego es perfectamente lógico que nuestras opiniones también lo sean. Por ejemplo, puede que el hecho de que aquí no se repartan libros sea porque la industria editorial lo impida, que no creo porque al fin y al cabo, la industria editorial no pierde un duro en las CC AA donde sí se dan libros gratuitos, puesto que ellos cobran del dinero público, luego somos los ciudadanos quienes pagamos, no la industria editorial.

En cuanto a los políticos catalanes, que no son ni mejores ni peores que los de cualquier otro sitio sino que cumplen su lógico papel de defender los intereses de Catalunya,además de balbucear y lloriquear, han explicado con total claridad (y no solo Corbacho) cuales son los motivos por los que Catalunya necesita mejorar la financiación, otra cosa es que exista un claro interés en no escucharlos. Y además de balbucear y lloriquear, no apelamos a ningún derecho divino. Solo queremos que se nos de lo que nos corresponde. Y si os parece a los defensores de la España única e indivisible que somos una mierda de reino de Taifas, no sé porqué coño os preocupan tanto los independentistas. Al fin y al cabo, si solo damos dolores de cabeza y no sacáis ningún provecho de nuestro país, ¿no os saldría más a cuenta permitir que nos escindiéramos y problema resuelto? ¿o es que vosotros los anticatalanes sí sois de los que creen en las obligaciones divinas de salvar a la pátria aunque la pátria no quiera ser salvada?

En cuanto a lo que dices de promocionar con fondos públicos los productos autóctonos, pues no, no estoy informada pero me informaré, aunque no veo dónde está el escándalo, igual que España promociona el jamón de Jabugo en EE UU, ¿por qué no puede Catalunya promocionar sus productos en su propia casa? Puede que necesitemos compensar las grandes campañas de boicot a los productos catalanes que se han hecho en toda España,¿no?

Bueno, no sé, voy a dejarlo porque no quiero caer en la tentación de dejarme llevar por la pasión y decir cosas que en el fondo tampoco sentiría. Lo cierto es que yo siento un gran respeto y cariño por todos, TODOS, los pueblos de España y me gustaría seguir perteneciendo a este gran conjunto de pueblos, pero me duele mucho cuando oigo las sempiternas descalificaciones contra los catalanes como si fuéramos un pueblo ruín, mezquino y mediocre. Y no lo somos. Somos un pueblo hospitalario, lo hemos demostrado a lo largo de muchos siglos. Somos un pueblo culto, así lo demuestra nuestra larga trayectoria artística y cultural. Y somos un pueblo justo que respeta a todos los pueblos de su alrededor. No entiendo porqué no pueden los demás pueblos respetarnos también, en lugar de dejarse llevar por la cantinela de quienes babean hasta la saciedad la malignidad del pueblo catalán. Y es por eso que os digo: No soy independentista, no quiero ser independentista, no me obliguéis a serlo.

zel dijo...

No podem defallir, perquè el nostre vaixell té en el camí tots els esculls d'un mar enfadat que ells alimenten...

gsantamaria dijo...

Mira, chica, ni soy defensor de la España única, ni soy anticatalán, ni ninguna de las lindezas que me atribuyes (no quiero ni imaginar lo que dirás si te dejas llevar por la pasión...), pero como veo que eres incapaz de encajar críticas (que únicamente he dirigido a la clase política catalana, y creo que con fundadas razones y la suficiente independencia, amén de tibias y mesuradas), pues para ti toda vuestra hospitalidad, vuestro arte y vuestra cultura, que tengas una buena digestión y que disfrutes del eructito.

Gracias por tu belicosa hospitalidad, por cierto.

Adéu.

Julia dijo...

Hola Enrique V

Bienvenido y muchas gracias por tu comentario. Ven siempre que quieras. Puede que alguna vez no estemos de acuerdo pero no pasa nada. Es muy bueno contrastar opiniones.

Un abrazo.

Julia dijo...

Hola Assumpta

Et conec del blog de la Nerim. Per cert ¿ets tu la de la foto? Es preciosa.

Ja veus noia, la meva àvia ja ho deia,no hi ha pitjor sord que el que no vol sentir. I a més va i s'enfada.

Però no t'hi amoïnis que a mi no em calla ningú. Ja em van fer callar prou duran el franquisme.

Bona Diada per a tu també i gràcies per venir al meu blog.

Una abraçada.

Julia dijo...

Querido GSantamaria,

Como veo que te has cabreado bastante, es muy probable que ya no vuelvas a venir por aquí y que no sirva de nada que te conteste. Pero como sí soy hospitalaria y además educada y cortés, te diré que no tienes razón en enfadarte. Antes de decirte yo lo que te he dicho, has hablado tú diciendo unas lindezas de los catalanes que resultan bastante ofensivas. Uno no puede ir por ahí ofendiendo a todo un país y luego molestarse porque le digan que eso no está bien.

Por cierto, harta ya de ser tan cortés, te diré con sinceridad (como total ya me has acusado de belicosa y no sé cuantas cosas más, pues de perdíos al río) que no sé qué coño haces en un país que te da tanta rabia. Con lo inteligente y joven que eres ¿no te atreves a vivir donde quieres hacerlo o es que aún no sabes qué quieres? Por cierto, si un día decides marcharte al país perfecto que seguramente encontrarás si persistes en tu posición de hipercrítico implacable, no pegues un portazo al marchar, no vaya a ser que se rompan las cristalerías de los pueblos vecinos y nos acusen a los catalanes de eso también.

Ah, y por cierto, ya soy mayorcita, no hago eructitos, en todo caso eructos pero no en público porque, aunque no te lo parezca, soy muy agradable y educada.

Julia dijo...

Zel, totalment d'acord, ells alimenten al mar enfadat en el que després hem de navegar nosaltres.
Sempre tens les paraules justes en el moment oportú. Per cert, de quin escrit és aquesta frase tan bona?

gsantamaria dijo...

Por educación, y en honor a la verdad:

Autocito una por una mis menciones de la cadena de letras "c-a-t-a-l-a-n" en mi intervención anterior:

1) "...las reclamaciones de los gobernantes catalanes en torno a..."
2) "...únicamente UN político catalán (...) al resto [de políticos catalanes], sólo les he oído balbucear..."
3) "...la tradicional prepotencia de los políticos catalanes"
4) "... para los políticos catalanes, la culpa siempre es de Madrit"

Así pues, eso de que he dicho "lindezas contra los catalanes", o eso de que "ofendo a todo un país", me parece que te lo has sacado de la manga, supongo que por no haberte molestado en leer detenidamente lo que he escrito (como tampoco has debido leer atentamente la mención a la campaña de la Generalitat, que bien claramente he especificado, no es criticable por la promoción de productos autóctonos, sino por incurrir en competencia desleal), o directamente, por ganas de coger el atajo fácil en pos de la confrontación.
He hablado, sí, he hablado de la clase política catalana, no de la población, donde afortunadamente, la heterodoxia es superior a la que hay en el Parlament.
Y lo que hecho ha sido constatar una realidad, como que los políticos catalanes han entrado como un elefante en una cacharrería a la hora de comunicar los fundamentos de sus reclamaciones de financiación. Es más, ni siquiera he negado la legitimidad de dicha reclamación, sino todo lo contrario: he dicho bien clarito que el enorme crecimiento de población justifica por sí solo, cuando menos, la revisión de las cifras asignadas (otra cosa son los baremos).
Pero, asimismo, y como observador independiente, comprendo el recelo que se ha creado "extramuros", ya que la gran mayoría de políticos catalanes (como te decía, sólo Corbacho ha sido claro al explicarlo) se limita a aportar como argumentos que "España cumpla con el Estatut", o como tú dices, "que se nos dé lo que nos corresponde". Y eso, perdona que te diga, son respuestas prepotentes y en imperativo que no aclaran los fundamentos de tales reclamaciones (que, como te digo, los hay: el crecimiento poblacional; ¿tan difícil es decir "Houston, tenemos un problema"?), que es a lo que me refiero con los "derechos divinos" (que no es que lo sean, pero hacen que lo parezcan), más aún cuando se aderezan con que "otras comunidades no han hecho los deberes", que es harina de otro costal, y a lo cual se puede responder con múltiples argumentos.
Si criticar este defecto de forma es "atacar a los catalanes", apaga y vámonos.

La sensación que tengo, con total honestidad, es que la clase política catalana ha afrontado este debate "poniendo los cojones encima de la mesa", y así es muy difícil crear sinergias, por justas que sean las reclamaciones.

Por otra parte, si menciono lo de las editoriales, lo hago con conocimiento de causa, porque es un debate bien conocido en Euskadi, con el gremio de libreros de por medio. Y no te vayas a creer que "por las Españas" es común que las CC.AA. "regalen" los libros de texto; me apuesto a que no son menos de 14 las CC.AA. en las cuales el tema de los libros de texto funciona exactamente igual que en Cataluña. No se puede hacer de la excepción la norma, eso se llama ventajismo. Y, desde luego, ligar eso con la financiación se llama victimismo barato, y salvo que el interlocutor se chupe el dedo, no cuela.

Por último, y ya que me aludes personalmente, y aunque soy consciente de que no debería hacerlo, te aclararé de que, si estoy en Cataluña, es porque, ante todo, soy una persona de palabra, y tengo contraído con otra persona (puedes suponerte el parentesco) un compromiso mínimo de estancia. Así que no es cuestión de bravura ni indecisión, ni por supuesto, de falta de ella. Encuentro muy infantil recurrir a eso.

Y que te quede muy claro, todas las críticas que pueda yo verter sobre lo que veo en Cataluña las hago como ciudadano, y no como español, como te empeñas en atribuirme. Yo le debo a España lo mismo que a Cataluña: nada. Y para definir mi interés en la unidad de España, me ahorraré parafrasear a Rubianes. Es decir, yo hablo como persona, como ciudadano, y es lo que espero de mi interlocutor; si éste pretende entrar en el juego de los frentes, en poner los escudos y traer al batallón de centinelas, yo no juego, no sufro complejo de Braveheart, ni tengo batallón ni pretendo tenerlo, porque entre otras cosas, no pertenezco a ningún frente (aprecio demasiado mi propia independencia), odio las trincheras y, desde luego, disfruto demasiado de la sana dialéctica como para perder el tiempo en peleas en el barro. Ahí no me encontrarás.

Así pues, seguiré leyendo si lo estimo oportuno, contestaré si lo considero necesario, pero desde luego, me siento disuadido de seguir participando, porque la belicosa (sí, belicosa: salta a la vista que lo era) contestación que me has dado previamente estaba completamente fuera de lugar.

Julia dijo...

Me alegra que me hayas contestado y, en honor a la honestidad, debo reconocer que tienes razón en dos cosas, en que he sido yo quien ha metido por medio a los catalanes cuando tú solo te referiste a los políticos catalanes, y la otra en que me he dejado llevar por la pasión, aun cuando pretendía no hacerlo.

Verás, respeto profundamente que expreses tu opinión libremente, incluso cuando éstas puedan no gustarme. El hecho de que yo sí crea en algunos políticos catalanes no me da derecho a juzgarte y mucho menos a decir cosas que no has dicho.

Y dicho todo eso, sigo no estando de acuerdo contigo en el que, a mi me parece, un punto de vista demasiado crítico y demasiado individualista. Por supuesto no seré yo quien intente hacer proselitismo contigo, faltaria más, solo te expreso mi opinión. Verás, yo también veo muchas cosas que no me gustan del todo y otras que no me gustan en absoluto, pero quiero seguir teniendo ilusiones y quiero seguir teniendo razones por las que seguir arrimando el hombro. Como dijo Gandhi, puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio.

Seguir discutiendo sobre estos temas puede que no tenga mucho sentido, al menos por hoy, sin embargo quiero decir en mi defensa, que no como justificación, que yo quiero a Catalunya y sus gentes, como quise a las gentes de otros paises y otras ciudades en las que viví, y confío en algunos políticos, no en todos, y creo que todos somos responsables de cómo se desarrolla la sociedad. He conocido la dictadura fascista de Franco y, por muchos defectos que tenga nuestra democracia, la defenderé siempre porque aunque nos falte mucho por aprender, es sin lugar a dudas una alternativa muy válida teniendo en cuenta de donde venimos. Y no soy conformista, todo lo contrario.

Y por último, reconocerás que tú también has actuado con cierta puñetería al hablar despectivamente de los políticos catalanes y hacer burla de la pronunciación de Madrit, así como en que nos aproveche La Diada y que tengamos un bon cop de falç, ¿o no?

Bueno, por hoy lo dejo porque además mañana no tengo puente y tengo que levantarme temprano, bueno hoy, dentro de un rato. Pero si quieres podemos seguir hablando del tema. Creo que, aunque no esté de acuerdo con tu actitud, eres una persona inteligente con quien resulta interesante debatir.

Un saludo

Arriero dijo...

Julia, después de haberos leído, discúlpame por el atrevimiento. Sólo soy un simple observador, además no muy interesado en lo que se cuece en el ruedo político, salvo en las cosas puntuales que me puedan afectar a mi y a los míos. No estoy ni siquiera en tendido de sombra, estoy en la andanada y encima en sol. Lo mío, ya sabes, es Quevedo.

Mi capacidad de análisis en estos temas es limitada y aunque tengo criterio propio, faltaría más, se corresponden a impulsos de mi corazón, que a un estudio racional.

Por tanto, cualquier cosa que podría decir en torno a cosas concretas que no conozco bien, siempre podría existir la duda de credibilidad ante los demás, aunque siempre lo tengo claro cuando hablo, entre otras cosas, porque digo mi verdad aunque asumiendo sin rubor, lo que he escrito antes.

De economía, sé lo que sabemos millones de familias en este país y no es otra que cómo llegar a final de mes sin agobios. Lo del cupo de los vascos, el amejoramiento navarro y ahora la financiación de catalanes sé poco. Al final solo he entendido en el tema catalán que necesitan más dinero para gastar aquí y allá. ¡Coño! Y para esto ¿hace falta ser sesudo político economista? Hasta mi primo sabe que los murcianos también necesitan más y creo que los canarios y seguro que los madrileños lo mismo y así hasta el último del pelotón y si TODOS quieren TODO, que estoy seguro lo quieren, ¿cómo arreglamos esto?

Siempre he pensado que los privilegios de vascos y navarros no dejan de ser una injusticia para el resto, y apelar a los derechos históricos creo que ya debería estar superado, pero si además se montan en ese carro ahora catalanes y mañana valencianos y al siguiente aragoneses y sí todos tienen derecho a lo mismo ¿qué hacemos, como dije antes? Porque aquí todos somos solidarios y mucho, pero con los dineros ajenos.

Imaginemos por un instante que Andalucía se lanzara a la aventura de contratar para su sanidad los mejores especialistas de España (aunque no hablaran el “andaluz”) y les pagara unos sueldos altísimos, muy superiores a la media del resto de médicos nacionales, Claro, el déficit sanitario estaría cantado en esa comunidad. Chaves, lo tendría claro, telefonazo a Zapatero y: “José Luis: el déficit sanitario me lo cubres, ¿vale?” y de paso me aumentas la asignación porque voy abrir cinco embajadas por el Mundo que total solo van a ser unos cientos millones de euros de “na”, ya sabes, los Consulados y Embajadas Españolas como que me chirrían un tanto. Mira se los quitas un poco en educación al resto de autonomías y salvamos los muebles. En sanidad, les dices a los de Cuenca que tienen que esperar a que les toque el Euromillón para hacer el Hospital y a los de Toledo, pues le cuentas algo parecido, que a lo mejor te retrasas 10 años pero que luego van a tener el mejor de Europa. ¿Habrá más temas similares? No sé seguro que sí.

Insisto, son apreciaciones de alguien que de estos temas económicos no entiende nada y que sus planteamientos por ese mismo motivo seguro que son infantiles, ilusos e irreales y lejos, lejos de lo que está escrito en esos voluminosos textos económicos escritos por sesudos economistas y analizados por no menos sesudos políticos. Pero ¡qué casualidad! mis euros les deben encantar a todos ellos, no hacen más que pedírmelos unos y otros todos los días. Claro que como no entiendo espero que los gasten muy bien gastados y no los despilfarren. ¿Lo veré?

Julia, un abrazo

zel dijo...

Júlia, preciosa, és la frase que em vas provocar després de llegir el teu post, o sigui, made in me!!!! jejeje, tu ets la impulsora...

Julia dijo...

Doncs felicitats Zel per la teva creativitat i capacitat poètica, doncs és molt bonica i conté en quatre paraules la filosofia de tot un poble.

Gràcies, moltes gràcies.

Julia dijo...

Hola Arriero,

Verás, respeto profundamente tus opiniones, bien que lo sabes, pero como tú mismo dijiste una vez, comprenderás que no pueda estar más en desacuerdo contigo.

Es evidente que, si bien en poesía nos entendemos bastante bien, en política no es así. Y no digo que no tengas razón en algunas de tus quejas, que la tienes, pero yo me niego a rendirme todavía. Quiero seguir teniendo ilusiones, creyendo en que no es todo tan malo, pensando en que si arrimamos todos el hombro algo podremos ir mejorando poco a poco. Al fin y al cabo no me negarás que es una falacia decir que vamos cada día peor o que siempre estuvimos igual de mal, cuando en este país no hace todavía tantos años, había lugares de España en los que a los niños que morían por inanición los enterraban sus padres en una caja de madera o de cartón sin más ceremonia que la resignación y el dolor silenciado. Que no hace tampoco tantos años, las fábricas estaban llenas de niños hasta de ocho años ¡OCHO AÑOS! que sé que es cierto porque he conocido en vida a alguno de esos niños, que eran salvajemente explotados. En fin, no sé, muchas más atrocidades que no son tan lejanas aunque ahora, afortunadamente, nos parezca mentira que eso haya podido suceder en este país. ¿Quiere eso decir que nos damos por satisfechos? ¡POR SUPUESTO QUE NO! Quiere decir simplemente que confiamos en seguir mejorando y confiamos en aprender a exigirles a nuestros políticos que también ellos mejoren. Pero para eso tenemos que implicarnos y dar ejemplo de que estamos dispuestos a aportar lo que buenamente podamos.

Bueno, y voy a dejarlo porque ya hemos hablado extensamente de todo esto y está claro que no nos pondremos de acuerdo. Solo espero que, igual que yo asumo que no siempre y muchos menos en todo tengo la razón, que seguramente en muchos momentos me dejo llevar por mi carácter de soñadora e ilusa, también vosotros, quienes lo véis todo tan negro, reconozcáis que, aunque solo sea por lógica, no vais a tener siempre toda la razón, ¿no?

Pues nada, sigamos tan amigos y cada cual por su camino.

Un abrazo

P.D. Por cierto, esta tarde voy a La Central a ver si me han podido encontrar el libro de Armando Buscarini que les encargué.

Arriero dijo...

En fin, Julia, por tus breves y genéricas respuestas me da la sensación de que no has leído más que por encima (siendo generoso) mi comentario. Creo que te han sobrado algunos: "Viva Cartagena" y creo es buen momento para poner, al menos por mi parte, un punto final a estos temas.

Lo tengo clarísimo que estás en tu casa y que en estas páginas nadie tiene obligaciones con nadie.

Me alegro si tienes ya el libro de Buscarini.

Por si algien quiere saber algo de la vida de este poeta riojano, voy a dar la página de un foro de amigos de Burcarini:

http://www.amigosdelforo.es/Buscarini.htm

Un abrazo.

Julia dijo...

Te equivocas Arriero, te he leído en profundidad pero si te contesto también en profundidad, seguramente no te gustarán mis respuetas.

Fíjate que tú dices, con total legitimidad, que solo te preocupan las cosas que te puedan afectar a ti y a los tuyos, y luego te parece inaceptable que los políticos catalanes se preocupen de lo que le pase a SU pueblo.

Tú te crees en el derecho, y lo tienes faltaría más, de expresar, sin conocimiento riguroso del tema, lo que te impulsa tu corazón, sin embargo crees que porque yo defienda a mi pueblo voy por ahí gritando Viva Cartagena, que en todo caso sería Visca Catalunya lliure.

Dices que todos quieren y necesitan de todo. Por supuesto. Pero no reconoces que Catalunya lo que está pidiendo es precisamente eso, que se le trate como a todos. Porque durante muchos años Catalunya ha dado mucho más de lo que ha recibido. Y estaba bien, porque Catalunya, con la colaboración de todos sus trabajadores que muchos eran de otros sitios de España, producía mucho más y había que ser solidario para que Andalucía, Extremadura y otros pudieran salir del tercermundismo en el que se hallaban gracias a sus señoritos y a que los fascistas las condenaron a la miseria para utilizar sus tierras como cotos de caza. Pero ahora son otros tiempos y por un lado Catalunya ya no produce con la diferencia que lo hacía antes respecto al resto de España y además, la inmensa mayoría de los hijos de aquellos trabajadores de fuera son ahora catalanes(entre ellos yo),lo que, junto a la cantidad de personas que vienen de otras partes del mundo, hace que la población haya aumentado muy considerablemente por lo que las necesidades son mayores. Lo único que pide Catalunya es que se le retorne en la misma proporción que se hace con otras CC AA que ya no están en el tercer mundo sino, y eso lo digo con inmensa alegría, muy arriba en el ranking de los paises desarrollados. No hablo de Euskadi que supongo que si tienen mejores condiciones será porque en su día a alguien le interesó tenerlos contentos.

En cuanto a tu ironía respecto a cómo funcionan los políticos y cómo se reparten el dinero entre amiguetes, yo no creo que todo el mundo sea corrupto menos yo, como al parecer te pasa a ti. Seguramente no se hacen las cosas bien al 100%, pero se hacen. Seguramente hay políticos corruptos por ahí, como hay también trabajadores mezquinos y no por eso vamos a tachar a todos los trabajadores de eso. Pero también hay buenas personas en la política, como en cualquier otra profesión o actividad humana. Y no seamos tan simplistas. Es muy fácil criticar lo que hacen otros cuando no estamos dispuestos a hacerlo nosotros. Y no me vengas con aquello de a cada cual según sus necesidades y cada cual según sus posibilidades. Yo creí en eso cuando tenía muchas ilusiones juveniles en la cabeza. Pero ahora soy mayorcita y he podido comprobar que no es la miseria lo que hace al hombre bueno ni la riqueza lo que hace al hombre malo. Son las personas en sí mismas y, desgraciadamente, somos todavía bastante primitivos todos y procuramos para "los nuestros", como tú cuando dices que solo te preocupa lo que te afecta a ti y a los tuyos. Nuestro punto de vista es siempre subjetivo y juzgamos las necesidades de cada cual en base a los intereses afectivos que podamos tener (eso sin contar a los podridos que ni por los suyos se preocupan, solo por ellos mismos). Así que es muy bonito eso de ni Dios, ni estado, pero en la realidad podemos prescindir de Dios (en mi caso no hace falta porque nunca lo tuve) pero no es tan fácil prescindir del estado. El mundo sería un caos porque cada cual interpretaría las leyes y las distribuciones según sus propios intereses. Por más que nos moleste, debemos reconocer que necesitamos a alguien que haga de árbitro y aplique unas normativas mínimas de convivencia. La ventaja de que sea en democracia es que los ciudadanos tenemos el derecho a escoger y además, si no nos gustan los que se presentan, tenemos el derecho a presentarnos nosotros mismos si creemos que lo podemos hacer mucho mejor. En las dictaduras sin embargo, hay que someterse por la fuerza y si el dictador es un hijo de puta, sufriremos todo tipo de arbitrariedades, y si el dictador es una bellísima persona, acabará convirtiéndose en un hijo de puta porque el poder prolongado en exceso degenera al hombre hasta convertirlo en un déspota. Así que ya ves, esto es lo que hay. Y se juega o no se juega. Por supuesto si no juegas también tienes derecho a decir lo que te venga en gana, faltaría más, pero entenderás que, como en un partido de fútbol, tiene más mérito el que juega, aunque no lo haga del todo bien, que el que no está dispuesto a bajar al terreno por no mancharse y se dedica a criticar desde las gradas todo lo que el otro hace en el campo.

Tus euros no sé cómo son, los míos son más bien escasos pero te aseguro que no me molesta lo más mínimo pagar mis impuestos porque creo en la solidaridad. Me molesta mucho más comprar un producto a un precio desorbitado mientras el dueño del gran comercio paga una miseria a sus trabajadores. Me importaría pagar por un trozo de aire rodeado de ladrillos el precio de un palacio (por eso no tengo piso en propiedad)cuando los paletas se matan en el destajo. Pero no me importa pagar mis impuestos, ni me importa pagar las cuotas del sindicato, ni las del partido en el que milito, ni las de las tres oenegés con las que colaboro. Tengo la suerte de tener trabajo(que no es la política, en eso solo soy amateur)y creo que el dinero solo tiene un valor, lo que puedas adquirir en el intercambio. Conozco a muchos a quienes les molesta muchísimo pagar impuestos pero a la más mínima corren a cobrar el subsidio de esto o lo otro. Hay incluso quienes se jactan de que han hecho esto o lo otro y ¡que pague el ayuntamiento! o de que cobran de forma fraudulenta un subsidio y ¡qué pague el gobierno! Y yo les digo, no señor, no, te estoy pagando yo, los ayuntamientos y los gobiernos no tienen un duro, solo gestionan el dinero de aquellos que pagamos nuestros impuestos, o sea que no estás engañando al ayuntamiento o al gobierno, me estás engañando a mí y estás robando a quien realmente le corresponda ese subsidio que puede que no haya fondos cuando lo necesite porque los hemos gastado en insolidarios como tú. No les gusta mucho no, y es que criticar a los demás es muy divertido pero que le digan a uno que lo que está haciendo no está bien no lo es tanto. Y es curioso que la mayoría de quienes se comportan así suelen criticar rabiosamente al sistema.

¿Estoy en mi casa? Supongo que te refieres al blog. Estoy en la red, que es totalmente abierta y accesible a todo el que quiera entrar. Fíjate por donde, un invento del imperio yanqui se ha transformado en el sistema de información y de intercambio de opiniones más democrático que ha existido jamás, ¿no es cuanto menos curioso? Así somos los humanos, unos animales curiosos, curiosos por el interés que todo nos despierta y curiosos por los comportamientos tan estravagantes que a veces mostramos. Pero a mí me gusta el ser humano. Yo siento una gran admiración, pasión y cariño por el ser humano. Y por supuesto que veo también todo el daño que hacemos en la tierra y el que todavía llegaremos a hacer, pero también veo lo bueno, como mi sobrina mayor por ejemplo, que trabaja en Holanda junto a muchos otros jóvenes de todo el mundo (es física) buscando alternativas de mobilidad que no sean contaminantes, buscando materiales alternativos para la industria que no sean contaminantes. Eso es muy de admirar, todos ellos fueron los primeros de su graduación (también hay varios norteamericanos en el proyecto), pudieron colocarse a trabajar en grandes empresas con grandes sueldos y están allí, ganando becas que les permite simplemente vivir dignamente y dicen que con eso tienen bastante, que les importa mucho más intentar aportar su granito de arena para salvar al planeta y a todas las especies vivas que aún se puedan salvar ¿y me vas a decir que todo eso no sirve para nada, que lo más honesto es quedarse en casa despotricando de lo que todo el mundo hace? Pues no, no estoy de acuerdo y nunca lo estaré. Teresa de Calcuta se pasó un montón de años ayudando a los leprosos. Los leprosos siguen allí pero eso no quita mérito a su trabajo. Gandhi luchó toda su vida por la dignidad de la humanidad. Gandhi murió y la humanidad aún está en el camino, pero eso no le quita a él ningún mérito. Hay políticos (conozco a algunos) que pueden pasarse toda la noche sin dormir despachando con sus allegados para buscar soluciones a problemas que afectan a alguna comunidad, aun sabiendo que muy posiblemente, esa comunidad nunca se lo agradecerá, todo lo contrario, seguirán criticando y criticando y diciendo que los políticos son todos iguales. Y cuando finalmente el problema se arregle, nadie irá a dar las gracias a nadie, unos porque considerarán que aunque ellos no estén dispuestos a hacer nada por nadie, tienen todo el derecho a que los demás lo hagan todo por ellos y otros porque tendrán miedo de que si van a dar las gracias sus vecinos los tacharán de vendidos. Pues yo le grito a la cara a un político cuando creo que no se comporta como debe hacerlo y voy a darle las gracias cuando creo que ha hecho lo que tenía que hacer. Y si algunos de los que entráis por aquí consideráis que soy una vendida, me da absolutamente igual porque quienes me conocen saben que soy una persona solidaria y honesta. Y no me considero especial, creo que soy como debiéramos ser todos y soy como muchas otras personas que conozco. No estoy sola, nunca lo estuve. Si alguna vez he pasado por un mal momento, la compañía de los demás me ha ayudado a soportarlo. Sí, creo en la solidaridad y creo en la humanidad. Hay mucho, muchísimo por hacer, es cierto. Pero si miramos hacia atrás con honestidad, no podemos decir que vamos a peor, o sea que hay que seguir adelante. Además, como creo que de todo hay que sacar siempre lo positivo, aun cuando no solo soy atea sino atea practicante (defiendo el derecho a apostatar de quienes fueron sometidos a un estatus de católicos sin su permiso), recojo de La Biblia todo lo que pueda resultar positivo para la humanidad y recuerdo ahora aquella frase tan sabia que dice: Por sus obras le conoceréis.

Un abrazo

Arriero dijo...

Julia, a la hora de escribir estas dos líneas tengo totalmente enfrentados el corazón y la razón.

«como tú cuando dices que solo te preocupa lo que te afecta a ti y a los tuyos»

Son frases tuyas y solamente refiriéndome a esllas te conestto brevemente.

Estoy en paro, el próximo mes se me acaba el poder cobrar. He solictado la ayuda para mayores de 52 años. El negocio de mi mujer con la actual crisis está totalmente ruinoso, lo tendrá que cerrar no puede aguantar más. ¿Qué quieres, qué me preocupe de Zapataero o Montilla o del tragón Chaves o del estúpido Rajoy o te de la razón en la financiación catalana? No sé ni como velar por mis intereses...como para pensar en los demás. Imagínate en estos momento lo que me preocupan los catalanes y gallegos y ceutís. Eso sí, me jode que mientras estoy como estoy (yo ahora antes millones más y mañana será parecido) junto a muchísimos que están igual como yo, los políticos y "papas" de alguna ministra solcialista se lo monten de puta madre bien y se estén forrando la mayoría de ellos. Yo no pido forrarme, solo pido dignidad y de momento en lo que veo, tampoco hay nadie que la tenga entre los que supuestamente deberían dar ejemplo.

Me dan asco muchas cosas, Julia, de la política y sobre todo de los políticos actuales (TODOS)

Creo que voy a abandonar los blogs una temporada.

Un abrazo.

Julia dijo...

Hola Arriero

Joder, sí que lo siento que lo estéis pasando tan mal. Algo habrá que podáis hacer, no? No sé, alargar el paro o buscar algún trabajo fuera de vuestra provincia, o, qué sé yo, o montar una tienda de campaña en la puerta de La Moncloa hasta que os den alguna solución. Cualquier cosa menos amargarse, tío, que amargándose uno solo consigue empeorar las cosas y perder la salud. No quisiera parecerte frívola. De verdad que me estoy tomando muy en serio tus palabras y te digo lo que te digo con total sinceridad. Ojalá pudiera tener una solución que darte pero no la tengo, no soy más que una simple trabajadora. Y créeme cuando te digo que te entiendo perfectamente porque he pasado por situaciones parecidas, pero mira, con una ayuda de la familia por aquí y un pequeño golpe de suerte por allá, hemos logrado tirar adelante. No sé si crees que hay algo que pudiera hacer que te pudiera ayudar, como, yo qué sé, dar a conocer tu caso para que la gente tome conciencia, decirlo en el sindicato a ver si conocen a alguien del sindicato de allá que pudiera echarte una mano, en fin, me sabe muy mal saber que estás en esa situación y que no puedo hacer nada por ayudarte. Si decides largarte de los blogs lo entenderé perfectamente pero también es una lástima que te quites esa distracción. Si quieres puedes seguir entrando en mi otro blog y lo dedicamos a hablar de poesía. Lo creé en inglés porque me hacía gracia que lo leyeran y entraran gentes de otras partes del planeta, pero eso no quita para que pueda publicar poesías que me gusten, incluso alguna de las mías y que entres y me des tu opinión.

Un abrazo.

Arriero dijo...

Julia, necesito, relajarme. Me voy.

Sé que algún día, más pronto que tarde o más tarde que pronto, volveré a visitarte. Gracias por tu amistad.

Adiós.

UN BESO.

Julia dijo...

Un beso y cuidate, no permitas que nada ni nadie te hundan.